Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El castillo de Samitier

Inefable es la que expresión que elegiría para definir el nido de águilas en el que se emplaza este soberbio monumento románico.
Como no podía ser de otra forma, lo encontramos en el eterno Sobrarbe, comarca en la que es difícil decantarse por alguno de sus múltiples valores: geológico, paisajístico, arquitectónico, rural...
Llegamos tras una corta caminata de poco más de media hora, pasando previamente por la ermita de Santa Waldesca y llegando finalmente al cordal donde, además del castillo, se asienta la ermita de San Emeterio (de donde proviene la palabra "Samitier") y San Celedonio.
Podéis consultar el contexto en el que se inscribe este castillo en la magnífica página de "Románico aragonés".  Yo simplemente os dejo una muestra de lo que desde ahí podéis otear.  Aunque, como siempre, es una muestra; sin comparación alguna a la experiencia de disfrutar de ello in situ.
Vistas al norte: Cerrando la vista, las Tres Serols, la Suca y las Tres Marías e incluso Cotiella…

Entradas más recientes

El Salto del Nervión

Claros en el bosque