lunes, 26 de mayo de 2014

El alcornocal de Sestrica

Hace pocas semanas tuve la oportunidad de hacer una ruta botánica por el conocido Alcornocal de Sestrica, curioseando y aprendiendo un poco más de muchos detalles que nos pasan inadvertidos cuando vamos por el monte con prisas.


Sestrica.  Pueblos con sabor serrano en el Valle del Aranda.

Este alcornocal, de más de 300 Has y único en Aragón, se ubica en la Sierra de la Virgen, una sierra de origen hercínico con un sustrato compuesto mayoritariamente por pizarras y cuarcitas.  Tal vez sea precisamente eso, esa mezcla de colores ocres y formas suaves la que hace tan reconocible esta zona, que ya conocía de alguna otra excursión y que siempre me ha gustado. 
Bonitos olivares

En esta Comarca del Aranda aún tiene uno el placer de encontrarse con rebaños de cabras apacentando tranquilamente por entre los almendros o algún paisano caminando con su mulo cargado.

Jara blanca (Cistus albidus), pirófila por excelencia

Cornicabra (Pistacia terebinthus), arbusto/árbol mostrando las agallas que le dan nombre.  No son frutos, son tumores provocadas por la picadura del pulgón Baizongia pistaciae

El paseo por el alcornocal es relativamente corto, unos 12 kilómetros y 300 metros de desnivel, contando ida y vuelta; así que podemos explayarnos y detenernos en cualquier rincón, disfrutando del ambiente.

Primeros brotes de jara y coscoja en los claros del pinar de repoblación

Zona más avanzada en la sucesión vegetal.  El pinar se va naturalizando por sí solo

Los materiales silíceos del sustrato hacen que la flora que encontremos no sea la típica a la que estamos acostumbrados.  En Aragón predomina la caliza, por lo que la flora de ambiente silíceo se restringe prácticamente a zonas como los batolitos graníticos del Pirineo (Panticosa...) y esta zona del Ibérico.
Cantueso (Lavandula stoechas)

Aladierno (Rhamnus alaternus), parecido a la coscoja pero con estos frutitos rojos

Las plantas de sustratos silíceos como la estepa (Cistus laurifolius), el cantueso (Lavandula stoechas) o la brecina (Calluna vulgaris) se añaden a la vegetación típica mediterránea de esta zona, como los distintos Quercus (quejigo, carrasca, coscoja y alcornoque) o pinos (pinaster, nigra y halepensis).  Para más información botánica, podéis consultar en este enlace.

 
Bonita carrasca (Quercus ilex) en flor

Así pues, siguiendo las marcas blancas y amarillas del PR, podemos visitar el alcornocal haciendo un recorrido circular.  Tenéis los tracks en esta página (van hasta Viver de la Sierra, yo solo hice el tramo circular desde Sestrica)  Es pequeñito y ni los pies ni el bosque en sí es comparable a ningún alcornocal del sur o sureste peninsular, pero al menos podremos conocer esta especie.

Madreselva (Lonicera etrusca)

Evax carpetana, el primo pequeño de la Flor de nieve

Por lo que he leído y oído, este alcornocal se considera natural, es decir, que no hay datos de que provenga de ninguna repoblación antigua, como ocurre con el Pinsapar de Orcajo.  Y, como todos supongo, es aprovechado para la extracción de corcho.  No obstante, ya digo que no es comparable a las dehesas que se pueden ver por el sureste peninsular, así que no sé qué tipo de rentabilidad puede sacarse a un alcornocal de estas características.

Ladera recubierta de alcornoques


Bonito ambiente mediterráneo

Las últimas sacas de corcho fueron realizadas en el 2006, y aún pueden verse los árboles con los típicos troncos regenerando el corcho.  Para conocer más de este mundo, un precioso ejemplo de alcornocales y la vida de los extractores de corcho podéis verla en este capítulo de "El bosque protector": "Alcornocales: La última selva".  Me sorprendió ver los bosques que te puedes encontrar en esa zona, así que os lo recomiendo.


Alcornoque (Quercus suber) con la corteza aún sin regenerar

Y de paso que visitáis Sestrica, podéis hacer algo de turismo, que el Aranda esconde bonitas sorpresas para el que va sin prisas.  El Palacio del Papa Luna en Illueca; el bonito Convento de Gotor, para comer algo o alojarse;  o el encantador embalse de Maidevera, con su bar al pie para una cerveza bien fría. 


 Cayendo matacabras en el monte de Jarque.  Los días pueden ser crudos andando por esta sierra

Por temas de trabajo he estado varias veces dando bastantes vueltas por esta sierra y no es que conozca o haya hecho ninguna ruta en particular, pero definitivamente, me gusta caminar por estos montes.

Aranda de Moncayo y su montaña nevada

Por otra parte y como muchas veces en esta tierra nuestra, invierno y verano son tiempos ásperos para caminar, mientras que primavera y otoño nos permiten conocer y disfrutar más la zona y el día.  Así que aquí tenéis otra propuesta, por opciones que no quede!

Embalse de Maidevera

4 comentarios:

  1. Que bueno Oscar ¡¡¡. Mi padre es de Borobía, justo en el límite de provincias, y antes por está zona iba bastante, pero hace años de esto, y el alcornocal lo tengo pendiente. La ruta circular ¿hay sombra?, porque como bien dices, está zona es de contrastes, mucho frío en invierno y mucho calor en verano. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Eduardo!
    pues es una zona bien maja! En Borobia no he estado nunca, pero es una zona que me gusta! En la ruta no hay sombra. Y la poca sombra que puedas tener en el alcornocal es la típica de estos lugares. En verano al mediodía los insectos no dejan parar. Es muy corta y yo creo que por bonita, lo mejor es en primavera, cuando las jaras y los cantuesos están en flor. Como además son flores que no se ven fuera del ibérico, merece más la pena en primavera.
    Casi te recomiendo hacerla ahora. Si te vas a retrasar y tienes buenos planes, esperar a la primavera que viene. saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Los que seguimos tu blog aprendemos un montón sobre botánica, lugares y más. Las fotografías extraordinarias. Por el valle del Aranda voy a menudo cuando me dirijo a Berdejo, sin embargo no he estado nunca en Sestrica. Es un valle curioso. Sus inicios son verdes con buena vega, pero según vas subiendo en dirección a Aranda el paisaje se convierte en más agreste y por lo tanto más gris.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, muchas gracias por los halagos! hago lo que puedo... Lo has definido muy bien. El principio es una bonita vega y luego se va volviendo más agreste. La verdad es que hay mucho monte por ahí (como en tantos otros sitios de sierra, el abandono de la agricultura hace que el monte "baje" hasta casi los mismos pueblos) y no sé, ya digo que será por la combinación de formas suaves y colores, que me gusta. Es una zona cuirosa, eso es! Saludos y gracias por tus comentarios!

    ResponderEliminar