miércoles, 16 de noviembre de 2016

El Corro de las Brujas de Lizara

El Corro de las Brujas es un rodal de tejos que encontramos en el camino hacia Lizara, en Aragüés del Puerto; aunque para comprender por completo el significado de este pequeño rincón deberemos antes conocer la singularidad de la especie que lo forma.

Vida y muerte.  Así podríamos definir lo que representa el tejo o tacho (Taxus baccata) en la tierra.  Es un árbol que arrastra leyendas desde el inicio de los tiempos, tal vez por su infinita longevidad, su apariencia sobria, su tendencia a aparecer en solitario en el bosque, su toxicidad o por una unión de todo ello (como curiosidad, el hombre de Ötzi cazaba por aquellas montañas con un gran arco de tejo, junto al cual fue encontrado).

Viejas hayas acompañan a este rodal

Los pueblos celtas dejaron la herencia de veneración al tejo desde Britania a Bretaña y Normandía o, más cercanamente, en Asturias, Galicia, Cantabria o LeónDe hecho, cualquier acontecimiento importante (asambleas de los concejos, juicios, juramentos y rituales varios) se celebraba bajo su copa.

Su alta toxicidad también hizo que incluso fuera usado por los pueblos cántabros como método de suicidio.  Incluso se especula con que esta elección no fuera casual sino ligada a algún ritual, dado el mencionado carácter sagrado que tenía en todos estos pueblos.

Arilos (falso fruto) de tejo, la única parte no tóxica

A su llegada, el cristianismo trató de sacralizar los viejos puntos de veneración pagana construyendo templos a su lado.  Tanto lo intentó, que incluso podemos encontrar capillas construidas dentro del propio tejo, como la normanda Sainte Anne des ifs.


Sainte Anne des ifs (foto de wikipedia)

Es por ello que tradicionalmente se ha visto a esta especie unida a ermitas y cementerios (como pudimos ver en "Un monstruo viene a verme").  Incluso cuentan las leyendas que el tejo dirige una raíz hacia la boca de cada una de las personas enterradas en el cementerio donde se erige, haciendo así de puerta hacia el otro mundo.

Musculoso tronco de tejo

Pero también hay que destacar que, paradójicamente, está íntimamente a la vida.  En los años 60 se obtuvo el Paclitaxel (Taxol), un potente fármaco usado en el tratamiento del cáncer, a partir de la corteza de tejo.  Afortunadamente se ha podido sintetizar en laboratorio, ya que hacían falta 10 kg de corteza de tejo para obtener un gramo de Paclitaxel.


Sobriedad del tejo

En nuestra zona pirenaica ni de lejos podemos disfrutar de tejos como el de Bermiego (por tamaño) ni tejedas como el Teixadal de Casaio (por extensión), de marcado carácter atlántico (para saber más, podemos consultar el ingente trabajo de la Asociación A Morteira).  No obstante, el Corro de brujas de Lizara es un rodal más que suficiente para familiarizarnos con la especie.

Eléboro a la entrada del Corro de las Brujas.  Parece que estaban bien surtidas en sus reuniones.

Tal vez sea un rodal testimonial, pero la forma en que están distribuidos varios de estos árboles parece simular un corro, por lo que la leyenda estaba servida.  En mi visita incluso parece que el tiempo acompañó para imbuirme más de esta atmósfera, ya que no encontré un alma en toda la mañana y corrían grandes rachas de viento, lo que generaba un gran murmullo en las copas de los árboles.  Suelen ser muy ventosos todos estos lugares bautizados con nombres como "revuelta de las brujas", "corro de las brujas", etc; donde se supone que se reunían estas pobres mujeres en sus aquelarres.


El Corro da entrada a los Macizos de Bernera y el Bisaurín

Tras refitolear un buen rato por el Corro decidí completar la excursión viendo algo del camino que desde Aragüés del Puerto remonta el río Osia, pasando por Labati.  El aspecto sombrío del Corro de las Brujas se tornó en un derroche de colores de arces, tremoletas, avellanos, serbales, hayas, cajicos y un largo etcétera.

Precioso caballo hispano bretón


Bucólicos prados

El bosque mixto se abri en varios tramos a lo largo del camino, dejando a la vista numerosos prados de siega.  Todo un disfrute para los sentidos.  Resumiendootro lugar a tener en cuenta en nuestras visitas por Lizara.

Detalle de hojas de arce en el río Osia


Sendero de Labati


Bordas

 Foto aérea de localización del Corro de las Brujas.  A la izquierda, refugio de Lizara

4 comentarios:

  1. Gracias por el post Oscar, muy interesante. ¿El Corro de las Brujas está junto a la carretera que sube a Lizara o hay que coger alguna senda? Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Naval, tiene usted razón! Después de colgarlo me di cuenta que no había localizado exactamente el lugar. No tiene pérdida. Es en esa última curva cerrada antes de llegar a Lizara. Se abre un pequeño prado con bojes y una cabañita. Ya verás un conjunto de tejos a izquierda y derecha de la pista. Los de la derecha realmente parecen formar un corro. Los ejemplares no son ni mucho menos monumentales pero es un rodal digno de mención, aunque solo sea por el número que hay. Y aunque solo sea por haber pasado treinta veces por delante y no haber parado! ;-) Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Oscar.

    Muy interesante la entrada, y curiosa la capilla en el interior del Tejo, no lo había visto nunca.

    En cuanto al tejo, ciertamente, es un árbol difícil de localizar, pero no se si será casualidad, o no ..., los pocos que he visto, siempre se encuentran cerca de las hayas, ahora mismo recuerdo, el tejo monumental que hay en la Sierra de Luesia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,
      Es un árbol muy particular, y es verdad que en nuestra zona coinciden sus áreas. Siempre suele ganar el haya (que además, va en grupo). El tejo suele aparecer en forma de pies sueltos en algún sitio que por orientación, humedad... gana la batalla. Pero sí, gustan de sitios similares. Vaya excursión guapa que os pegasteis vosotros por las Peñas de Herrera, por cierto.
      Salud también para ti!

      Eliminar