jueves, 23 de junio de 2016

Una mañana en Bentué

Antes de cerrar por vacaciones, os quería contar que hace unos fines de semana nos fuimos a echar la mañana a Bentué de Rasal, mano a mano con mi tío.  Ya hablé un día profusamente de este pueblo, pero tras esta mañana de disfrute, no me resisto a contar algún otro detalle de este desconocido vallecito que forma A Garona.

 Bonitas seneras en flor

Antes de llegar al pueblo paramos varias veces para contemplar como estaba el valle con esta primavera tan lluviosa.  A lo que había que añadir que era el momento óptimo de floración de varias plantas, incluida la bonita senera (griñolera, o guillomo, Amelanchier ovalis, vaya), en otro tiempo usada para hacer escobas para barrer las eras.

 Lotus sp.


 Bucólicas construcciones

Pasamos también por un tramo de la margen derecha del río, hoy vallado dentro de la Granja Layús y antiguamente conocido como San Urbán.  Aquí hubo gran cantidad de articas y huertos, por lo que era una zona muy transitada.  Porque Bentué nunca fue un lugar grande, pero hubo un tiempo en que sus casas estaban habitadas, así que todos estos caminos estaban llenos de caballerías yendo y viniendo atareadas.

 Paisaje del valle d'a Garona.  Por ese hueco entre montañas iban a la Virgen de la Peña 

En Bentué iban de romería a la Virgen de la Peña, en Aniés.  Y es que siempre tuvieron mucha relación con la cara sur de Caballera.  De hecho, casi todas las casas tenían una viña al otro lado, por Bolea o Aniés, en laderas con mejor insolación y temperatura, que diesen mejor grado al vino.

 Dintel de Casa Licozán.  Al revés y del revés.  ¿qué le pasaba al piquero?

Una curiosidad que me gustó es que la campana de la iglesia tuvo en su día una cuerda atada a su batajo, que iba directo a la ventana de Casa Mainer, la casa más cercana a la iglesiaDe esa manera, daba las horas, pero también, cuando se ponía la boira muy cerrada, tocaba para que los hombres pudieran orientarse y volver al pueblo.

 No es que los pueblos estén menos habitados, es que los habitantes han cambiado


 Casa Mainer (¿iniciales del apellido Sanvicente?), hoy abandonada, desde donde tocaban la campana

Y no es que antiguamente hubiese muchas casas, es que incluso tenían su propia letanía, una especie de rimas con la que supongo tendrían sus pequeños piques.  Recogí:
- Casa Tejedor, garra de traidor, cortachubillos y mal pagador.
- Casa Burnau, hacen guisau.
- Casa Piquero, repican o mortero.
- Casa Licozán, dan más palos que pan.
- Casa Agustín, tocan o violín.
- Casa Pedrostallo, matan o gallo.
- Casa Pepico, se asoman por o ventanico.
- Casa Marzo, cogen todos debajo un capazo.....


 Lavadero de Bentué.  
El agua que se ve detrás es el entubado del Barranco A Bergoza, que separa Bentué de Burnau

Cosas de antes.... El caso es que tras varios capazos con otros tantos abadejeros (como se conoce a los de Bentué), finalizamos la visita con un buen café, gentileza de Mari, de Casa Burnau.

Estuvimos mi tío y yo, pero por el momento y el lugar, quiero pensar que no estuvimos solosQue alguien más estaba feliz de vernos comer ese bocadillo al sol.  
Si es así, entonces fue una mañana perfecta.

 
Alegoría de como se siente uno el lunes en la ciudad, después del fin de semana en el monte