viernes, 26 de junio de 2015

La cara sur de la Sierra de Santo Domingo

Quería mostraros algunas fotos de los parajes que podemos encontrar si nos acercamos a conocer la cara sur del recién estrenadito Paisaje Protegido de Santo Domingo (no sé exactamente hasta donde abarca, así que seguro que algunas fotos que os muestro están fuera de la delimitación).  Para el que lo dudase; Luesia, Biel y sus alrededores merecen una visita.

Sibirana, en término de Uncastillo

Sibirana sorprende a cualquiera que no lo conozca.  Perdidos en un camino entre Luesia y Uncastillo encontramos los restos de un poblado que, todavía en el s.XVIII, figuraba como habitado.  Os aseguro que las torres que coronan el emplazamiento parecen irreales.  El conjunto lo completa la derruida ermita románica de Santa Quiteria.


  Ermita de Santa Quiteria


Al acercanos a la parte alta de los términos va apareciendo la bonita Sierra de Santo Domingo, con sus impresionantes tablados (lo que aquí llamamos rallas).  Por cierto y hablando de terminología, en la zona también son muy habituales las lezas, que es lo que en Huesca denominan leneras, es decir, esas zonas tan típicas del Prepirineo en las que aparece la roca descarnada.

  Sierra de Santo Domingo

Las excursiones en BTT tienen aquí todas las opciones que seáis capaces de imaginar o realizar.  El otro día viendo "Chino chano" salía esta zona, y los acompañaba una empresa local que ofrecía ayuda integral para el que quiera exprimir más la visita.  Os dejo el enlace por si estáis interesados:  Rutas prepirineo.  Para los competidores tenéis "Rompepiernas" en carretera y "La Dolorosa" en BTT.

  Buitre leonado

Y si os ha gustado el románico de Santa Quiteria, tenemos la opción de contemplar arte prerrománico en el Corral del Calvo.  Remontando el Arba de Luesia pasamos por este curioso emplazamiento desde el que se explotaban los recursos locales, que no está claro si pudo ser una pequeña aldea o un pequeño monasterio.  Para saber más podéis consultar en Patrimonio Cultural de Aragón.

  Polluelos ya creciditos de avión roquero

Os aseguro que, para mi, merece la pena acercarse a caminar entre las ruinas de un edificio visigótico y contemplar las vistas.

 
  Corral del Calvo

En el mismo trayecto al Corral del Calvo tenemos el archiconocido Pozo Pígalo, por si alguien se acalora con las visitas culturales.  Otro paraje a conocer, disfrutar y conservar.

 Pozo Pígalo

Por cierto, que en el tema ornitológico también estuve de suerte.  Una de las veces que levanté la vista, pensando que era un buitre, de repente veo....   Un momento, cola romboidal, bigotes.......
  Quebrantahuesos

Dio tantas vueltas que tuve la oportunidad de enfocar y soltar un par de fotos acertadas.  Contemplar el vuelo de un quebrantahuesos es otra de las cosas que, por cercanas, creo que no sabemos valorar suficientemente.

  Quebrantahuesos

Y por supuesto, en una de nuestras visitas a la Sierra de Santo Domingo, no nos puede faltar subir al pico homónimo.  Las vistas son tremendas.  Es la altura máxima de esta sierra y lo habitual es subir desde Longás, aunque también he visto por ahí rutas desde Villalangua.  Hay muchos blogs en los que encontraréis horarios, desniveles... Y las precauciones las de siempre en la sierra.  Ojo con el calor en verano, con el frío en invierno.....  Y se me olvidaba, para los competidores: "No hay pitera".   :-)
  Ermita de Santo Domingo, en la cumbre del pico

Solo añadir un comentario:  "Descubrimos" una zona que, por su aislamiento, ha sabido mantener unos paisajes más "puros"; así que la premiamos con el título Paisaje protegido.

Desearía que el dinero que provenga de esta figura de protección sea usado con sentido común.  Es decir, que revierta en la mejora de las condiciones de vida de los vecinos, pero no se destine a infraestructuras que vayan precisamente en sentido contrario del motivo por el cual se ha convertido en "paisaje protegido".
  Rallas o tablados

No sé si suena enrevesado, pero creo que he sido suficientemente explícito.  Y ya puestos, reivindico que se mejore el estado del asfalto en el acceso a Longás desde Santa Bárbara (y se asfalte el tramo oscense).

  Arnales o colmenares tradicionales

Ya hablé algo de lo que os podéis encontrar al visitar la Sierra de Santo Domingo por su cara norte, así que esta vez os quería mostrar cuatro datos de la cara sur.  Al menos, para la inmensa mayoría del público, es una zona desconocida; así que espero haberos dado alguna idea. 
  Yegua y potrillo casi recién nacido

Como siempre, las infinitas rutas, balizadas o no, las dejo a vuestra elección.  Salud y nos vemos en el camino!


  Biel

domingo, 7 de junio de 2015

Pardina de Uruén

Otra de esos lugares que visito mezclando la naturaleza con vicios como la genealogía.  En este caso estaba enfrascado en el árbol genealógico que le sigo preparando a mi hija (aunque me parece que tiene ya más datos de los que le va a apetecer leerse), en una rama de Sarsamarcuello, apellidada Uruén.  


Fachada de la vivienda pardinera

Esta vez tengo suerte y a nadie en 500 años le ha dado por quemar el Libro de Bautismos (que en esta zona es mucho decir), así que tirando del hilo llego al final del libro, a un señor llamado Demetrio Uruén, nacido en Sarsamarcuello un frío (supongo) 29 de enero de 1575, hijo de Miguel Uruén, que nacería en torno a 1545.

Ya puestos pruebo a consultar el libro de Fogajes (del que ya hablé en Escagüés) y vuelvo a tener suerte, ya que de los 26 fuegos que componían Sarsamarcuello en 1495 (llamado entonces Sarassa), uno se llamaba Johan Duruen (por las fechas sería su bisabuelo).

Duruén (es decir, "de Uruén") nos indica que venía de ahí, de Uruén.  Así que ahí me fui, a conocer el lugar del que tan pronto habían salido estos antepasados.

Vistas inabarcables desde la puerta

Este antiguo pueblo, situado entre Anzánigo y Bernués y conocido como Oruén o Uruén acabó despoblado y con los años convertido en una pardina (propiedad en el s.XIX del diputado Miguel Gastón) y presidida por un bonito edificio pardinero, que se mantuvo habitado hasta alrededor de 1958.  

Y como siempre, hay que mirar estos lugares en perspectiva.  Porque lo que ahora nos parece un recóndito paraje, entonces estaba al pie del camino que constituía el principal paso hacia Jaca y Francia desde Zaragoza.  Cuando llegas a este lugar, te recibe un enorme caserón en ruinas que impresiona.  Otro de esos edificios que apena ver espaldados.


Omnipresente Oroel

Aurelio Viñas comenta que en este lugar se podrían encontrar los restos del Obispo García, hermano de Sancho Ramírez.  El 17 de julio de 1086 volvían juntos desde Zaragoza y llegados a Ayerbe se separaron.  El rey fue hacia Sobrarbe y el Obispo García (el primer obispo que ejerció tras el traslado de la sede episcopal de San Adrián de Sasabe a Jaca) hacia su palacio episcopal jacetano.  El caso es que nunca llegó porque murió en los alrededores de Anzánigo, aunque nunca se encontró su tumba.  Una curiosa tumba que se encontró en Uruén hace a Aurelio Viñas sospechar que podría tratarse de este obispo. 

Aunque tal vez no sea más que otro de esos secretos que estas montañas nunca nos contarán....