martes, 17 de febrero de 2015

El Mesón Nuevo y el Fotronero

Os quería únicamente mostrar unas fotos de la zona de Arguis, en la carretera entre Huesca y Sabiñánigo.  Estos días están circulando por ahí cientos de fotos mostrando las impresionantes nevadas que han caído por toda la piel de toro.

Embalse de Arguis, mirando hacia Ralla Espada

Me acerqué hasta Arguis para ver como estaba la carretera vieja, hacia Bentué y el Mesón Nuevo; y como siempre, Arguis no defrauda.  Un bonito entorno a 20 km de Huesca del que ya hablé en La Pardina de Arguas.

 Bonitos reflejos

A pesar de estar ya muy venteado, aún conservaba mucha nieve, lo que le da siempre un toque nostálgico a muchos de estos lugares.  Me acordaba de un libro que leí (si no me equivoco, era el curioso "As crabetas", de Enrique Satué) que hablaba, entre otras cosas, de los tiempos en que el Mesón era parada obligada en el camino entre la montaña y el llano.

 Carretera vieja de Monrepós

Los repatanes (también los he oído llamar chulos o zagales, es decir, los aprendices de pastor) eran objeto de burlas y ninguneos varios por parte de los mairales o mayorales.  Entre otras cosas, cuentan que al pasar con el rebaño por el Mesón Nuevo, a los repatanes les hacían "pagar la manta", es decir, que tenían que pagar a sus mayores si querían dormir bajo techo.  Estos mayorales a su vez, ya pagaron la manta cuando eran pequeños, es decir, que eran costumbres de siempre.


 El Mesón Nuevo de Monrepós, en sus buenos tiempos

Por cierto, que el otro día oí en un programa que eso de "pagar la manta" también les era a veces aplicado a los forasteros que iban a bailar a otro pueblo con chicas del lugar, si no querían tener más problemas.

 El Mesón en la actualidad

Bueno, el caso es que los padres ya les habían dado previamente ese dinero, porque el tema de "pagar la manta" era heredado de generación en generación.  No obstante, leí que en ese mismo Mesón Nuevo les amenazaban a los pobres pequeños con el famoso Fotronero.

 Siglos en pie

Este personaje salvaje que se lleva a los niños a su cueva es una versión más del mito del Silván de la Peña, Chuanralla o tantos otros en otros lugares.  Los pastores les decían que el Fotronero vivía en la Cueva de San Climende, esa que se ve cerca de la presa del Pantano de Arguis a la izquierda y de la que brotan grandes caudales de agua cuando llueve mucho.

 Grandes volúmenes del edificio en pie

A aquellos pobres pequeños nadie les había explicado nada ni del mobbing ni de nada.  Igual que a sus mayores.  A ellos tampoco les había explicado nadie que la niñez era para jugar, más que nada, porque en esa época nadie estaba para juegos.

Carretera hacia el Pico del Águila.  Abajo a la derecha se aprecia la bionda y la señal