lunes, 26 de mayo de 2014

El alcornocal de Sestrica

Hace pocas semanas tuve la oportunidad de hacer una ruta botánica por el conocido Alcornocal de Sestrica, curioseando y aprendiendo un poco más de muchos detalles que nos pasan inadvertidos cuando vamos por el monte con prisas.


Sestrica.  Pueblos con sabor serrano en el Valle del Aranda.

Este alcornocal, de más de 300 Has y único en Aragón, se ubica en la Sierra de la Virgen, una sierra de origen hercínico con un sustrato compuesto mayoritariamente por pizarras y cuarcitas.  Tal vez sea precisamente eso, esa mezcla de colores ocres y formas suaves la que hace tan reconocible esta zona, que ya conocía de alguna otra excursión y que siempre me ha gustado. 
Bonitos olivares

En esta Comarca del Aranda aún tiene uno el placer de encontrarse con rebaños de cabras apacentando tranquilamente por entre los almendros o algún paisano caminando con su mulo cargado.

Jara blanca (Cistus albidus), pirófila por excelencia

Cornicabra (Pistacia terebinthus), arbusto/árbol mostrando las agallas que le dan nombre.  No son frutos, son tumores provocadas por la picadura del pulgón Baizongia pistaciae

El paseo por el alcornocal es relativamente corto, unos 12 kilómetros y 300 metros de desnivel, contando ida y vuelta; así que podemos explayarnos y detenernos en cualquier rincón, disfrutando del ambiente.

Primeros brotes de jara y coscoja en los claros del pinar de repoblación

Zona más avanzada en la sucesión vegetal.  El pinar se va naturalizando por sí solo

Los materiales silíceos del sustrato hacen que la flora que encontremos no sea la típica a la que estamos acostumbrados.  En Aragón predomina la caliza, por lo que la flora de ambiente silíceo se restringe prácticamente a zonas como los batolitos graníticos del Pirineo (Panticosa...) y esta zona del Ibérico.
Cantueso (Lavandula stoechas)

Aladierno (Rhamnus alaternus), parecido a la coscoja pero con estos frutitos rojos

Las plantas de sustratos silíceos como la estepa (Cistus laurifolius), el cantueso (Lavandula stoechas) o la brecina (Calluna vulgaris) se añaden a la vegetación típica mediterránea de esta zona, como los distintos Quercus (quejigo, carrasca, coscoja y alcornoque) o pinos (pinaster, nigra y halepensis).  Para más información botánica, podéis consultar en este enlace.

 
Bonita carrasca (Quercus ilex) en flor

Así pues, siguiendo las marcas blancas y amarillas del PR, podemos visitar el alcornocal haciendo un recorrido circular.  Tenéis los tracks en esta página (van hasta Viver de la Sierra, yo solo hice el tramo circular desde Sestrica)  Es pequeñito y ni los pies ni el bosque en sí es comparable a ningún alcornocal del sur o sureste peninsular, pero al menos podremos conocer esta especie.

Madreselva (Lonicera etrusca)

Evax carpetana, el primo pequeño de la Flor de nieve

Por lo que he leído y oído, este alcornocal se considera natural, es decir, que no hay datos de que provenga de ninguna repoblación antigua, como ocurre con el Pinsapar de Orcajo.  Y, como todos supongo, es aprovechado para la extracción de corcho.  No obstante, ya digo que no es comparable a las dehesas que se pueden ver por el sureste peninsular, así que no sé qué tipo de rentabilidad puede sacarse a un alcornocal de estas características.

Ladera recubierta de alcornoques


Bonito ambiente mediterráneo

Las últimas sacas de corcho fueron realizadas en el 2006, y aún pueden verse los árboles con los típicos troncos regenerando el corcho.  Para conocer más de este mundo, un precioso ejemplo de alcornocales y la vida de los extractores de corcho podéis verla en este capítulo de "El bosque protector": "Alcornocales: La última selva".  Me sorprendió ver los bosques que te puedes encontrar en esa zona, así que os lo recomiendo.


Alcornoque (Quercus suber) con la corteza aún sin regenerar

Y de paso que visitáis Sestrica, podéis hacer algo de turismo, que el Aranda esconde bonitas sorpresas para el que va sin prisas.  El Palacio del Papa Luna en Illueca; el bonito Convento de Gotor, para comer algo o alojarse;  o el encantador embalse de Maidevera, con su bar al pie para una cerveza bien fría. 


 Cayendo matacabras en el monte de Jarque.  Los días pueden ser crudos andando por esta sierra

Por temas de trabajo he estado varias veces dando bastantes vueltas por esta sierra y no es que conozca o haya hecho ninguna ruta en particular, pero definitivamente, me gusta caminar por estos montes.

Aranda de Moncayo y su montaña nevada

Por otra parte y como muchas veces en esta tierra nuestra, invierno y verano son tiempos ásperos para caminar, mientras que primavera y otoño nos permiten conocer y disfrutar más la zona y el día.  Así que aquí tenéis otra propuesta, por opciones que no quede!

Embalse de Maidevera

lunes, 19 de mayo de 2014

Selva de Oza

Ahora que ya llegó el buen tiempo y apetece aprovechar las horas de sol, os propongo algunas rutas en otro de esos valles que, para mi, es fundamental conocer.  Es todo un clásico, así que dejo mis propuestas acompañadas de fotos, para ver si logro provocaros a una nueva visita.


                                           Descendiendo la Boca del Infierno


La Selva de Oza es uno de los valles más occidentales del Pirineo aragonés (de hecho, está incluido en el reciente Parque Natural de los Valles Occidentales) y es uno de los últimos en mantener una influencia atlántica, ya que conforme nos dirigimos al oeste, adentrándonos en el Pirineo, la influencia mediterránea va aumentando hasta dominar por completo.



 Barranco Estribiella


Para visitar este enclave hay que llegar a Puente la Reina (de Jaca), seguir dirección Hecho/Echo, pasar el precioso Monasterio de Siresa (que, obligatoriamente, hay que visitar a la vuelta) y seguir adelante.  Conforme vamos adentrándonos en la Boca del Infierno, va mejorando el ambiente, hasta que salimos a la Selva de Oza.  Los primeros pinos silvestres, tilos, quejigos... que empezábamos a ver dan paso a un precioso hayedo-abetal.



 Bonitas vistas del inconfundible Castillo de Acher, descendiendo Estribiella


¿y qué hacer una vez ahí? 
Pues como en cada valle, hay infinidad de opciones y combinaciones.  En la web de la Selva de Oza tenéis distintas posibilidades, y yo os resumiría/recomendaría: 
 

 El hayedo-abetal de la Selva, congelado


1.- Dejando el coche en el aparcamiento que hay junto al Campamento Ramiro el Monje:

Dirigiéndonos al oeste remontamos el barranco de Estribiella, donde podemos hacer alguna ascensión (Lenito, Peña Forca, etc) o probar con el Barranco Estribiella.  El Estribiella es, además, combinable con el Barranco Boca del Infierno, que comienza un poco más abajo, en mitad del desfiladero (el Boca del Infierno merece la pena por los dos rápeles/saltos que tiene, pero el resto me pareció un poco monótono y largo (tal vez porque era mediodía y acababa de hacer Estribiella)).


 Pico Lenito


Si, en cambio, vamos hacia el este; cruzamos el Subordán y podemos ascender la inconfundible mole del Castillo de Acher, del que ya hablé en otra ocasión.

 Vistas hacia Navarra


2.- Si optamos por no parar en este aparcamiento y seguimos un par de kilómetros más, llegaremos al final de la pista, donde podremos dejar el coche.  Desde este aparcamiento parten los senderos que van hacia el Puerto de Palo y el Valle de Guarrinza.  

  Últimos metros para Peña Forca


Subiendo hacia el Puerto de Palo (noreste) tenemos el esbarre hacia el archiconocido ibón de Acherito y subiendo por Guarrinza (este) llegaremos a Aguas Tuertas, bonito paseo por un valle muy conocido por sus dólmenes.


 San Pedro de Siresa


Tal vez algún haya centenaria que podamos encontrar en Guarrinza nos hable de otro tiempo, en el que las hayas cubrían estos valles, antes de que el pastoreo las hiciera retroceder.


Subiendo hacia Acherito


El Puerto de Palo fue un importante paso fronterizo, no en vano pasa por aquí la Calzada Romana hacia Francia.  Por eso todos estos valles fueron escenario en su día de numerosas historias de contrabandistas y maquis.  Como decía la copla...

"Aunque pongan en La Mina
treinta mil carabiners
han pasado y pasarán
los de Echo y los de Urdués"

Casetas del Patrimonio Forestal


En la web de Selva de Oza incluyen las excursiones desde los refugios de Gabardito y Lizara, que no están propiamente en la Selva de Oza, pero ya que lo señala os pongo un par de opciones:


El Subordán tras lluvias de verano


2. - Si dejamos el coche en Gabardito podemos acceder al bonito Pico de Agüerri, tal vez menos concurrido que el Castillo de Acher.  En cualquier caso, el paisaje de toda esta zona es parecido: Prados y karst de caliza descarnada  (qué pesado se hace andar tanto rato por karst cuando hace calor y que bien se anda por el prado ...).    :-)

Cientos de rutas para disfrutar en Oza


Lizara queda un poco más allá de Aragüés del Puerto, por lo que habrá que coger este desvío pasado Puente la Reina y antes de llegar a Echo.  Desde Lizara también hay muchas excursiones clásicas:

Cima del Castillo de Acher


Bisaurín (por el Collado Foratón o por Plana Mistresa), ibón de Estanés a través del Valle de los Sarrios, Puntal de Secús (no el Pico!), etc. 

Castillo de Acher

También el bonito Macizo de Bernera merece una visita. Otra de esas rutas en las que, aunque estás rodeado de picos mega-visitados, no ves a nadie.
  
 Cima de Bernera

Hacia el este sale el sendero (GR 11-1) que accede al Collado del Bozo.  De ahí puedes subir también al Macizo de Bernera (por aquí fui yo) o acceder a los Llanos de Napazal, conocidos por ser la ruta habitual hacia el Pico de Aspe y las Llenas del Bozo y la Garganta.

Llena del Bozo

Os pongo los enlaces de todo, para que cada uno valore sus posibilidades, aunque la Selva de Oza merece la pena sea cual sea nuestra intención.  Como canta el grupo Val d'Echo


Puya enta Oza si prexinas
Acampar, cazar, pescar u respirar
Puya enta Oza con nosotros
Pos, si yes acostumbráu a caminar
Te levaremos de món ta món
De ibón ta ibón, d’achar t’achar
Conoceras la val d’Aguas Tuertas
Que ye en do nace lo Subordán

 Ibón y Valle de los Sarrios

jueves, 8 de mayo de 2014

A vista de pájaro: Las vales.

Estaba revisando unas ortofotos con el Visor SIGPAC y me ha apetecido compartirlas con vosotros. 

 

Irreal red de capilares, formados por la lluvia sobre los yesos 

Estas bonitas formas pertenecen a la margen derecha del Huerva, hacia Torrecilla de Valmadrid.  Esta zona es tremendamente erosionable, ya que está compuesta principalmente de yesos, con arcillas y areniscas y una cubierta vegetal muy degradada.  A ello hay que añadir la altura que tiene la plataforma de La Plana (Jaulín…) sobre el valle del Ebro, que provoca que la escorrentía de la lluvia erosione con altas pendientes.
Todo ello ha generado una compleja red dendrítica de barrancos.  
[ Nota: Dendrítica, de dendros, árbol.  Es la típica red de drenaje (al fin y al cabo un río es eso), en la que afluentes pequeños van desembocando en otros más grandes…, dando forma de árbol ]

 En el zoom se aprecia que los fondos están aprovechados para la agricultura

Son las conocidas “vales”, valles de fondo plano, colmatados por los sedimentos procedentes de la erosión de las laderas circundantes, que no han podido ser evacuados por la red fluvial.  Son muy típicos del valle del Ebro, y por cuestiones de trabajo me había tocado andar bastante por ellos, por la zona de Nonaspe, Fabara, etc.
 
 La carretera, que simula un ciempiés, aprovecho el fondo de la val para su trazado

No obstante, estas fotos me han parecido particularmente espectaculares.  Ya veis que la belleza aguarda en el lugar más inesperado.


Si queréis recorrer esta zona en BTT, en este blog tienen todo tipo de rutas de esta zona.