martes, 18 de febrero de 2014

Volcanes en el Pirineo

Siguiendo con el tema geológico, quería comentaros un par de curiosidades sobre dos de las siluetas más reconocibles de nuestro Pirineo: Anayet y Midi d'Ossau.

Tanto el Pirineo como el resto de las cordilleras por las que subimos (o que vemos desde el coche) han sido creadas en orogenias, como ya comentamos en El Castillo de Acher.  



La formación de una montaña, la orogenia, se debe a los desplazamientos de las placas que forman la corteza terrestre, que acaban chocando entre sí.  Estos choques provocan el levantamiento de estos enormes relieves.

Como era de esperar, ha habido varias orogenias a lo largo de la historia de nuestra TIerra y lógicamente, cuanto más lejana sea la orogenia que ha provocado nuestra cordillera, más redondeado será el relieve, ya que más millones de años llevará soportando la erosión.
 
   Anayet, con sus lagos y turberas

La actual Península Ibérica fue afectada por dos Orogenias: 

Ya hablamos de la Orogenia Alpina, la más moderna, de la que hemos hablado y de la que hablaremos en alguna otra ocasión.  Es la responsable de muchos de los relieves tan conocidos que vemos en las Sierras Exteriores e Interiores de nuestro Pirineo, aunque esta Orogenia actuó sobre un territorio que muchos millones de años antes ya había sido afectado por otra: La Orogenia Hercínica.
  

Pico de Anayet desde Espelunziecha. Detrás asoma el Vértice de Anayet.

La Hercínica es la orogenia más antigua que nos afectó y formó entre otros, los Montes Apalaches estadounidenses.

Un curioso paréntesis: ojo, que los continentes actuales poco tienen que ver con como estaba la tierra en aquel entonces y los Apalaches nos parecen muy lejanos pero están más cercanos de lo que pensamos.  Si alguien va a ir próximamente al norte de Cáceres (aparte de lo que ya he recomendado en otras ocasiones), puede hacer unas bonitas rutas en un precioso entorno (click aquí).  Todo ello viene enmarcado, como se indica, en el Sendero Internacional de los Apalaches.


Anayet desde el collado que va al Vértice. En primer plano a la derecha, una silueta de persona para ver la dimensión del Pico.

Resumiendo, hace unos 300 millones de años, todas las placas que formaban la corteza terrestre comienzan a acercarse, para formar la Pangea (una de las varias que ha habido).  Fruto de aquellos choques es la orogenia Hercínica, que provoca el levantamiento de distintas cordilleras.  En nuestra zona concretamente surgen los tremendos relieves graníticos que después formarían parte del Pirineo Axial: Panticosa, Posets, Neouvielle, Maladetas….

Bucólica vista del Midi d'Ossau


Las compresiones que formaron aquellas montañas pasaron a ser distensiones, que provocaron un adelgazamiento de la corteza en determinadas zonas.  Ese adelgazamiento fue aprovechado por el magma, que presionó para salir a la superficie, formando volcanes.
 
Aunque no los reconozcamos, si andamos por cerca de Sallent de Gállego podemos acercarnos a disfrutar de la vista de dos volcanes en el Pirineo: Anayet y Midi d’Ossau.  En ambos podremos encontrar una típica roca volcánica, la andesita, y en ambos podemos encontrar restos de coladas de lava.
 
Midi d'Ossau desde la cima del Peyreget

El Pico de Anayet corresponde a un pitón volcánico.  Estamos ante la antigua chimenea por la que ascendía la lava, pero petrificada.
El Midi d’Ossau en cambio es parte de una gigantesca caldera volcánica, que estaba coronada por un enorme cráter circular.

En esta última foto os dejo una panorámica general de esta zona de vulcanismo.  Aparecen prácticamente alineados los tres volcanes más importantes del Pirineo: Anayet y Midi d'Ossau, ya extintos; y un servidor, todavía al 100 %....

                                                     Tres volcanes....

Estos episodios de vulcanismo cerraron la Orogenia Hercínica, comenzando nuevas fases muy importantes en la geología de nuestro Pirineo, que iremos desgranando poco a poco.


miércoles, 12 de febrero de 2014

Carnaval, carnaval.../ Carnabal, carnabal.....


El carnaval es una celebración de raíces paganas, que tiene lugar inmediatamente antes de la cuaresma cristiana y por tanto con fecha variable.

 Plaza mayor de Bielsa el sábado de Carnaval

Lo primero es aclarar que aunque en la Semana Santa se celebre la muerte de Jesús en la cruz, las fechas, como siempre, tienen un origen pagano, es decir, que se adaptan a fiestas preexistentes al Cristianismo.

 Bielsa nunca defrauda

Para calcular la fecha de Semana Santa hay que tener en cuenta que el Viernes Santo siempre es el primer viernes después de la primera luna llena posterior al equinoccio de primavera. Por eso las fechas de Semana Santa varían cada año. 
 Las trangas empiezan a tomar la plaza

Y previo a la Semana Santa, se estableció la Cuaresma.  Cuarenta días que imitan los cuarenta días de ayuno de Jesucristo en el desierto y que van desde el llamado “Miércoles de ceniza” hasta el Sábado Santo, sin contar los domingos.

 Cornelio Zorrilla, colgado en el Ayuntamiento, escucha impertérrito el estruendo de las esquillas

En el Carnaval los etnólogos encuentran elementos supervivientes de antiguas fiestas y culturas, como la fiesta de invierno (las Saturnales) o las celebraciones dionisíacas griegas y romanas (Bacanales).  Este lapso de permisividad se oponía a la represión de la sexualidad y a la severa formalidad de la Cuaresma.

 Onsos tomando un descanso

Así, el carnaval está asociado principalmente con los países de tradición católica, y en menor medida con los cristianos ortodoxos orientales; las culturas protestantes usualmente no celebran el carnaval.  En el Pirineo hay buenas muestras de Carnaval, y generalmente en distintas fechas, para poder acudir a más de uno. 


 El hombre doma la naturaleza

Os pongo fotos del Carnaval de Bielsa, porque es al que he acudido bastantes años (este año es el fin de semana del 28 de febrero).  Desde luego, os lo recomiendo al 100 %.  Parecerá un eslogan turístico, pero es una verdad como un templo: Bielsa es Bielsa.  Hasta para el Carnaval.

La verdad es que se me ponen los dientes largos hasta cuando lo cuento.  Lo primero al llegar siempre era lo mismo: Dejar los trastes en el hostal y bajar al Chinchecle a echar una (unos) caña (litros) de cerveza.  Después ir a la hoguera de la plaza, comernos varias tostadas de ajaceite con algún brebaje para pasarlo todo mejor y.... ya poco más se puede recomendar.

A partir de ahí ya, como los toreros: tira uno la montera y.... da igual como caiga.  El resto de detalles los voy a obviar, no vaya a ser que algún menor de edad lea ésto:  ¡Chicos, que no hay que beber! ¡Que si no los mayores hacemos corto!

 Trangas acotraziándose.  La noche va pasando factura....

Los distintos personajes típicos de este Carnaval tienen que ver lógicamente con su origen pagano.  Podemos encontrarnos con las Trangas, hombres disfrazados de macho cabrío, simbolizando la virilidad; los onsos, acompañados por el domador, que simbolizan el despertar de la naturaleza y al hombre dominando ésta; las madamas, simbolizando la pureza; y otros, como L'amontato, el caballet..... 

He visto que han hecho una web, con todos los datos de su Carnaval, así que si estáis interesados, clicad aquí
 L' amontato

Eso sí, si te va a molestar que un onso de 120 kg entre corriendo al bar en el que estás tomando una caña, arrample con media docena de sillas, una mesa y con un poco de suerte contigo y tus bebidas; probablemente Bielsa no es tu Carnaval.

Si vas a considerar obsceno lo que te pueda hacer una Tranga que te acorrale en un portal, Bielsa tampoco es tu Carnaval.


 Sí, sí. Son dos hombres disfrazados de niedal. Típica forma de almacenar la hierba.

Si lo que buscas es buen rollo y algo distinto y auténtico, como dice el cartel a la entrada del pueblo: "BIENBENITOS TAL CARNABAL DE LA BALLE DE BIELSA"

 Bonito despertar bajo la nieve


PD: Como recomendación, para ir calentando podéis releer el post escuchando esta banda sonora.


viernes, 7 de febrero de 2014

Pardina de Ascaso

Creo que la entrada sobre la Cueva de la Artica en "Pirineos, Montañas y Hombres" nos caló en el subconsciente porque a varios blogueros nos dio por ir por la zona a los pocos días... No obstante, hace días que quería ir a conocer la Pardina de Ascaso, tras haber leído el magnífico libro "La senda entre el boj", de Miguel Ortega Martínez (de donde he sacado toda la información). La verdad es que casi me daba vergüenza haber pasado por esta zona tantas veces sin haber parado.

 Belsué y la Sierra del Águila

En esta visita no cruzaremos el Monrepós (viniendo desde el sur).  Para ir al Valle de Nocito hay que coger la carretera vieja de Árguis e ir hasta el túnel de la Manzanera, donde comienza la pista asfaltada que atraviesa este territorio hasta Bara.
 
  Bonito tejado de loseta a cuatro aguas en Belsué

La pardina se encuentra a pie del camino balizado como Sendero Natural de la Hoya.  Para conocerla, lo más corto es dejar el coche en la explanada que hay en el cruce a Santa María de Belsué.  Es una pequeña población de 3 casas, totalmente arruinada y de la que destaca la Iglesia románica del s.XI.   
 
 Santa María de Belsué

La iglesia de Santa María de Belsué es un bonito ejemplar, también arruinado, que ejemplifica lo que significa en Aragón haber sido declarado “Bien Catalogado”.  Según el propio Gobierno de Aragón, tiene elementos que la hacen única, como la combinación de la decoración lombarda de arquillos ciegos, con la cabecera plana propia del mozárabe.  Ello quiere decir que fue construida por maestros mozárabes durante la repoblación del valle en la Reconquista.   
  
  Iglesia de Santa María de Belsué, con sus arquillos lombardos y su cabecera plana

No obstante y pese a todo lo dicho, la preocupación de nuestros dirigentes ha debido acabar al clavar el cartel informativo.  Creo que se ha dedicado más dinero al vallado que “protege” las “caídas” de este “Sendero Natural” que al mantenimiento de este “Bien Catalogado” en toda su historia.  Pero eso es otra historia….

  Santa María de Belsué frente a la Sierra de Gabardiella

  El camino a la Pardina de Ascaso

El camino desde aquí es muy muy corto, y además, amenizado con las vistas de la sierra y el joven Flumen en el hondo.  Esta zona en verano (y os doy el soplo porque no tengo muchos lectores) tiene que ser tremenda para echarse un bañito… 

  Alternancia de badinas con zonas recubiertas de una pátina ocre, creando bonitos contrastes


 Preciosas badinas del río Flumen

El caso es que vas ensimismado disfrutando del paisaje cuando en una curva aparece la Pardina de Ascaso, perdida en medio de los montes.  Impresionante edificio que, como siempre, te hace reflexionar en como ha cambiado todo.


  Pardina de Ascaso. El atardecer crea la ilusión de una luz encendida en el último piso

¿Como es posible que hace pocas décadas, este edificio tuviese una razón de ser?.  Dicho de otra manera, que parece imposible que hace poco existiese una forma de vida en la que estos lugares tuviesen un sentido. 

Pues sí.  Nos encontramos un edificio principal de tres plantas (incluyendo planta baja y falsa), con un tejado a cuatro aguas ya arruinado.  Anexo al edificio un bonito corral con tiña (en buen estado), un palomar, zolles, una era con pajar y un horno de pan.

  Impresionante edificio principal de la Pardina

También podemos ver que los muros están encalados, algo que entonces era un signo de prosperidad.  Para obtener la cal tuvieron además que construir un horno de cal, aunque según cuentan, la cal resultante no era de buena calidad.  

La tiña observamos que tiene incluso un primer piso, que se usaba como yerbero.  En muchas zonas del Alto Aragón llaman tiña a los corrales. Si el corral tiene zona cubierta, dicha zona cubierta es la tiña y la zona descubierta es el corral (lo que en otras zonas llaman "sereno").

  Tiña (la zona cubierta) y corral

Además, tenían huertos en la orilla del Flumen, que regaban con agua del río.  El agua de boca la cogían también del río, aunque si venía turbia por las crecidas podían cogerla de dos fuentes cercanas, llamadas La Artica y la Tosquera (como vemos, los topónimos también dan una pista).  La pardina no corría peligro en las crecidas, ya que está lo suficientemente elevada sobre el río, pero les daba muchos problemas porque los mejores campos los tenían en la otra margen.

De hecho, uno de los pasos, llamado de la Gorga de la Lenera, era bastante resbaladizo incluso con poca profundidad.  Como su nombre indica, es una lenera (losas grandes de arenisca tan típicas de nuestro paisaje), que recubierta de una pátina ocre, provocaba que de vez en cuando algún animal resbalase y acabase dentro de la badina (es decir, gorga) que había debajo del paso.

  Realmente bonito, el discurrir del Flumen en este lugar

Como curiosidad, fabricaban queso; oficio que aprendieron de un cabrero que llegaba en verano a la Pardina procedente de la tierra baja.  Usaban como moldes las cañablas de las esquillas de las ovejas o incluso las latas de sardineta de un kilo.

Y parecerá extraño, por la abundancia de ganado de la zona, pero en toda la redolada nadie hacía queso, por lo que llegaron a fabricar tanto que incluso lo bajaban a vender a Huesca.

Aquello sí que era renovarse o morir.



Nota: Una vez más tengo la duda de ¿quien fue antes, el huevo o la gallina?. Es decir, ¿hubo aquí un lugar llamado Ascaso del cual pueda provenir el apellido? ¿o fue simplemente una Pardina levantada hace siglos por un propietario llamado Ascaso?.  La verdad, no tengo ni idea.  No obstante, en "Linajes de Aragón" encuentro que los Ascaso (y pese a que todos tenemos en mente el Ascaso de Boltaña) provienen del lugar de Nueno (municipio al que por cierto pertenece ahora toda esta zona). En 1597 ya existe una Ejecutoria de Infanzonía en la que se dice que "de cien años continuos y más y de tiempo inmemorial", en el lugar de Nueno existe "un casal antiquísimo y privilegiado de Caballeros hijosdalgo (..) de apellido y renombre de Ascasos".  

jueves, 6 de febrero de 2014

Sobre el Reino Holártico (a buenas horas)



La verdad es que a estas alturas casi podíamos titular el post exclusivamente como “A buenas horas”.  Y es que me he dado cuenta que ni siquiera he hecho una referencia al título del blog (título que por otra parte me he visto obligado a explicar en más de una ocasión).
 


Resumiendo, para no liar demasiado la cosa y no liarme demasiado yo; con “Reino Holártico” (a veces también encontrado como “Región Holártica”), hago referencia a uno de los Reinos florísticos en los que está dividida la tierra.  Concretamente, el Holártico es el reino que engloba las regiones extratropicales del hemisferio norte.
 
 Acantilados en las Islas Orcadas.  Tan holártica es esta vegetación...

Es un término de la Geobotánica, ciencia que se dedica a estudiar las plantas en su hábitat.  Es decir, se analiza la Tierra y se divide en zonas homogéneas desde el punto de vista botánico, estableciendo unas determinadas características para cada zona.  De ese modo, se podrá incluso predecir qué plantas vamos a encontrar en una zona o como se van a comportar dichas plantas.
 
 .. como ésta.  "Pino Pindera" de Villanueva de Huerva, Pinus halepensis de 209 m2 de copa.
 
En nuestro caso, millones de años atrás y antes de abrirse el océano Atlántico, tanto Norteamérica como Eurasia eran un solo continente, Laurasia.  Estos orígenes comunes han dado similitudes botánicas entre las floras templadas en los dos continentes.  Por eso, cada Reino posee unas determinadas familias endémicas, que dominan en nuestro Reino pero no en otros.  

 
 Otra típica especie, la Sequoia. Lamentablemente (para mi), esta foto no está hecha en la Costa Oeste de los USA, sino en Daroca.

En el Holártico podemos encontrar especies endémicas herbáceas o arbustivas como las Crucíferas, las Labiadas o las Rosáceas; y especies arbóreas endémicas como las Betuláceas (los abedules), Fagáceas (las hayas), Cupresáceas (los cipreses), Pináceas (los pinos) o Taxodiáceas (las sequoias).  Como veis, sin darnos cuenta, todo esto ya lo “medio-sabíamos”.  Intuitivamente, sabemos que según la latitud podemos encontrarnos en una tundra, o una taiga; que podemos estar delante de un alerce pero no de una araucaria….

Porque lógicamente, cada Reino tiene sus propias especies endémicas.  Todo sería distinto si estuviésemos en el Reino Neotropical, o Antártico, o Australiano....
   
Árbol del Cacao (sí, del que sale el chocolate), en Costa Rica (Reino Neotropical)

Me reconozco un enfermo sin cura de los Pirineos, pero me encanta ver zonas nuevas siempre que puedo, en la Ibérica o en el Sistema Central (zonas que frecuento más) o en cualquier otro sitio que el hombre no haya asfaltado todavía.

Por eso decidí llamar a mi blog Holártica.
 
 
 El "muro" de detrás es el tronco de una Ceiba pentandra (fijaos en los "contrafuertes" que forman las raíces). En Costa Rica.