viernes, 31 de enero de 2014

Sobrepuerto


Sobrepuerto es un tema sobre el que se ha escrito tanto y tan bueno, que tratar de escribir algo novedoso u original a estas alturas se me antoja una tarea imposible.

Escartín, haciendo frente a la inmensidad de Sobrepuerto

No obstante, me he dado cuenta que incluso gente de la propia provincia de Huesca, con algún conocimiento en montaña, no tiene claro de qué estamos hablando.  Y en muchos casos el conocimiento (aunque solo sea del nombre) viene por el libro “La Lluvia Amarilla”, de Julio Llamazares.  Y poco más.

Ainielle 
Así que aprovecho mi ventana para daros un esbozo sobre esta maravilla de lugar, y de paso enseñaros alguna foto, esperando que os provoque a aventuraros por alguno de los caminos que se internan en este microcosmos.  Porque siempre que he “llevado” a alguien ha salido contento con lo que ha visto, por poco que haya sido, así que os aseguráis una buena jornada.

El otoño viste de gala a los caminos

El libro de “La lluvia amarilla” ha sido tan importante para dar a conocer este valle, que casi lo recomiendo leer dos veces.  Una antes de ir, para imbuirse de la atmósfera de este lugar; y otra después de haberlo visitado, para comprender mejor la lectura.  No obstante y como anticipo, disfrutad de este precioso aperitivo de Eduardo de la Cruz:

https://www.youtube.com/watch?v=Irvba_xxpIg

Las comparaciones son odiosas, pero sin este libro, tal vez Sobrepuerto fuera un valle como “La Solana”: un soberbio paisaje humanizado, sin ningún “pero” que poner, pero perdido entre la maraña de rutas, reseñas e historietas varias del Pirineo.  Tras la descripción de ese mundo perdido que hizo “La lluvia amarilla”,  poco más se puede añadir.    

 Berbusa.  Antiguo pueblo de carboneros

Sobrepuerto comprende los núcleos de Ainielle, Berbusa, Basarán, Cillas, Cortillas, Escartín, Otal, Sasa, Bergua y Ayerbe de Broto y las Pardinas de Fenés, Isuala y Niablas; todos ellos despoblados (salvo Bergua, vuelto a repoblar).  Una zona habitada desde tiempo inmemorial, y que ya en la Edad Media la encontramos englobada bajo el topónimo Bal de Cuarnas.

Ayerbe de Broto 

Se encuentra enclavado en parajes que podíamos llamar de interfluvio, a caballo entre las cuencas del Gállego y Ara.  Es un terreno quebrado en el que coinciden diversas características que hacen más difícil la supervivencia: altitud (que endurece la vida para los hombres, los animales y los cultivos) y lejanía de los principales servicios (aquí las distancias se miden en tiempo). 


 Escartín en su altozano
 
 Como en tantos otros lugares, las causas de despoblación fueron diversas y como en tantos otros sitios, la Guerra Civil y el desarrollo industrial de los 60 fueron la puntilla.  Al final, Cillas, Basarán y Ainielle fueron vendidos al Patrimonio Forestal del Estado, para repoblar.  El resto de núcleos emigró igualmente, a Huesca, Monzón, Sabiñánigo, los pueblos de colonización, Zaragoza o Cataluña.


Ayerbe de Broto.  Cuidado con los habitantes que os podéis encontrar en algunos pueblos..

Para acceder a Sobrepuerto hay dos caminos principales:

Desde el oeste, por Oliván.  Un camino por pista (con llave, a solicitar en el Ayuntamiento de Biescas) o un sendero.  Dejando Susín y Casbas en un alto a la derecha, nos introducimos hacia la Cruz de Basarán, centro de este territorio.

 
 Oliván

 Susín, vigilando la iglesia de Oliván desde lo alto 
Desde el este, por Bergua.  Diversos caminos, que bien siguen por el paco hacia Sasa; bien cruzan el Forcos y se internan por el solano hacia Escartín.  Según la orientación que elijamos, veremos variar considerablemente la vegetación: hayas, abetos y musgo; frente a quejigos y boj.  Todo insertado a la perfección en un paisaje típico de Flysch (del que hablaremos en otra ocasión).

 Bergua

 Sasa de Sobrepuerto (1.230 m), el pueblo a menor altitud de todo Sobrepuerto.


También, desde el norte, por Yésero y siguiendo la GR-15 nos podremos acercar al pueblo de Otal.

Otal (1.465 m), el pueblo a mayor altitud.

Y por último, desde el sur y a través de las pistas que suben a Santa Orosia y Oturia; nos podremos acercar a Cillas y Cortillas, que conviven juntos pero separados como dice el refrán “Entre Cillas y Cortillas, barranco traidor, siete pelaires y un tixidor”.  

 Río Forcos, arteria de Sobrepuerto que desagua al Ara
 
 Cascadas bajando por los escaloncitos ganados al Flysch


No obstante, todos los pueblos están comunicados por múltiples caminos.  Lamentablemente, estos caminos antes unían pueblos y gentes y ahora solo unen pueblos; antes discurrían entre sembrados y pastos y ahora circulan entre eriales, sorteando zarzas, artos o bucheras.  

 Centenarios quejigos entre los pinares de repoblación

Por eso, serán caminos distintos de los que podemos encontrar en la subida normal a cualquier pico, porque decenas de generaciones de aquellos habitantes habrán dejado su impronta al pasar, algo que cualquiera podrá notar al recorrerlos.  Podéis elegir la ruta a vuestro antojo, planificándola sobre algún mapa o consultando (mejor idea) por ejemplo en wikiloc.  (una pista, el usuario JMNL tiene muy buenas ideas)  ;)

 Camins d'antis mas

De paso, se puede complementar el día visitando el Museo de Artes Tradicionales del Serrablo, en el Puente de Sabiñánigo.  Ahí podremos encontrar numerosos elementos que fueron trasladados desde Sobrepuerto, para protegerlos de la rapiña que durante décadas y al igual que en el resto del Pirineo, ha asolado estos valles.  Por cierto y hablando de la protección del patrimonio, en Formigal podréis contemplar también la iglesia de Basarán, que fue trasladada hace varias décadas, para evitar su deterioro.


 Hayas, tilos, tremoletas, abetos, pinos....La paleta cromática en otoño no tiene fin

Si queréis datos de todo tipo, os dejo la dirección de la web de Escartín, donde podréis pasar horas leyendo y aprendiendo como eran estos lugares cuando en las ventanas había flores, en vez de zarzas.  Historias, fotos, bibliografía, vocabulario…. Todo.  Lo podéis complementar con esta web de Toponimia del Alto Gállego: completísimo!.

Escartín



Herrería de Escartín.  Año 1920.

Y mientras llega el día que hagáis la excursión, os podéis poner como libro de cabecera “La lluvia amarilla”, donde se relata la vida del último habitante de Ainielle.  Para los más impacientes y para abrir boca, este estupendo reportaje hará que os empecéis a imbuir de esta atmósfera tan particular de Sobrepuerto: Clicad aquí  

Tal vez así cuando paseéis por alguna de las calles de estos pueblos, comprenderéis que hay que hacerlo con  el respeto del que entra en una casa ajena.  Porque que no los veamos, no quiere decir que no nos vean.

 Internándonos en Sobrepuerto


Cuando lleguen al alto de Sobrepuerto, estará, seguramente, comenzando a anochecer. Sombras espesas avanzarán como olas por las montañas y el sol, turbio y deshecho, lleno de sangre, se arrastrará ante ellas agarrándose ya sin fuerzas a las aliagas y al montón de ruinas y escombros de lo que, en tiempos, fuera (antes de aquel incendio que sorprendió durmiendo a la familia entera y a todos sus animales) la solitaria Casa de Sobrepuerto. […]
Cuando Andrés vuelva a Ainielle —si es que vuelve algún día— muchos, antes que él, habrán hecho lo mismo.
De Berbusa, de Espierre, de Oliván, de Susín. Los pastores de Yésero. Los gitanos de Biescas. Los antiguos vecinos.  Todos acudirán como buitres, a mi muerte, para llevarse los despojos de este pueblo en el que yo dejo mi vida. Romperán los cerrojos, las puertas. Saquearán las casas y las bordas, una a una. Los armarios, las camas, los baúles, las mesas, la ropa y los aperos, las herramientas de trabajo y los cacharros de cocina.Todo lo que, durante siglos, con enorme trabajo, los vecinos de Ainielle reunimos irá a parar poco a poco a otros lugares, a otras casas, quizá a algún comercio de Huesca o Zaragoza. Fue lo que ya ocurrió en Basarán y en Cillas. Y en Casbas. Y en Otal. Y en Escartín. Y en Bergua. Lo mismo que muy pronto ocurrirá también en Yésero y Berbusa.

(Julio Llamazares, La lluvia amarilla)



PD: Os actualizo que se ha editado la última guía de Sobrepuerto.  Se presentó en Bergua a mediados de julio y se puede (de momento) adquirir al precio de 26 € en:
-Sabiñánigo: Libreria Caradras, Libreria Monimar, Libreria Gil
-Biescas: Libreria Fañanás
-Jaca: Libreria El Siglo, Libreria General, Libreria Calibo
-Zaragoza: Publicaciones Almer, situadas en Calle
San Juan de la Cruz 3 y Calle Cesareo Alierta 8


Eduardo de la Cruz, de nuevo, ha hecho un bonito vídeo de presentación del libro.  Clicad en la imagen para ir abriendo boca:

https://www.youtube.com/watch?v=8QFvjzmSaac&feature=youtu.be



jueves, 23 de enero de 2014

Val Menuta

Seguimos con curiosidades de nuestros Pirineos.  En este caso un pequeño vallecito que podemos visitar para, entre otras cosas, hacer una bonita ascensión al pico de Erata (2.005 m).


Este valle diminuto está formado por el Barranco d'os Lucars, que recoge las aguas de la ladera oeste del Erata y va a desembocar al Gállego.   

 Aguas puras surcando el Flysch del barranco d'os Lucars 
He incluido un mapa y una foto aérea porque se ve muy claramente el valle, prácticamente taponado por el pueblo de Orós Bajo.  En el mapa vemos los dos pueblos de esta bal, Espierre y Barbenuta, ambos en la margen derecha del barranco y a bastante altura (Espierre a 1.242 m y Barbenuta a 1.185 m).

Mapa de nuestra pequeña Bal

El origen del nombre de Barbenuta (según los entendidos, claro), proviene de Val Menuta y como se puede ver en el mapa, el motivo del nombre está claro (el nombre real del valle no lo tengo claro, lo máximo que he encontrado es una referencia a la "Balle d'os Lucars" en la revista Fuellas, nº 80).

En la ortofoto se ve muy claramente la influencia de la orografía en la vegetación de la zona.  Los pacos o zonas de umbría, están totalmente vestidos por la vegetación, mientras que los solanos aparecen desnudos.  Se ven los dos pacos, el de nuestra Val Menuta y el de la cara norte de la ladera que baja hacia Yésero y Gavín. 

 Ortofoto del mapa anterior

Este recoleto valle tiene acceso asfaltado a través de Biescas.  Debemos coger la carretera hacia Gavín y un poco antes, tenemos a la derecha un desvío hacia Espierre y Barbenuta.



 zoom de la ortofoto, donde se aprecia el aterrazado en el año 2012, 
que cubre aún todo el solano (extraída del SITAR)

Por último, una comparación de la ortofoto con otra realizada en 1956 (las marcas rojas señalan Barbenuta y Espierre).  Se ve el aterrazado más intenso en las laderas que bajan hacia el Barranco d'os Lucars y más interesante, en la ladera de la cara norte aún podemos observar muchas parcelas trabajadas.

 Comparación con la ortofoto de 1956 (cartoteca del SITAR)


Por supuesto, también podemos acceder andando, en un bonito y corto camino desde Orós Bajo.  En la foto, hecha desde este camino, vemos claramente lo que se intuía en la ortofoto: el límite del bosque, donde comienzan las extensas tascas de la cima del Erata, la cual forma parte de un cordal que tiene continuidad por Pelopín y Manchoya, ya en la cuenca del Ara.


 Llegando a Barbenuta, con el fondo de Erata



Los dos son bonitos pueblos serranos, con típica arquitectura de montaña, sus chamineras..., siendo Barbenuta el pueblo más grande del valle.  De hecho, Espierre, junto a Berbusa y Ainielle, eran anejos de Barbenuta.   

Sin embargo, Barbenuta perdió más de la mitad de su población entre 1950 y 1960.  Consta con 119 habitantes en 1960 y despoblado ya en 1970.  De Barbenuta solo conozco las Casas Herrero y Pascual, aunque en 1788 llegó a haber 18 Casas.  Para más datos, pinchad aquí o aquí.


                                                          Barbenuta



Espierre era mucho más pequeño, pero de los 63 habitantes de 1950 pasó a 10 en 1970 y según he leído, en la actualidad aún figura una persona viviendo todo el año. 

Casas Lacasa, Otal, Azón, Chuané, Escartín, Chaime, Quiteria, Abarca, Pardo, Soro, Patricio, Nueva, Ferrería, Eustaquia, Ramón y Orencio. 
Para más datos sobre estas casas o Espierre (curioso que mencionan claramente el tema de los expósitos), pinchad aquí.

Por cierto, que si alguien tiene oportunidad de conseguirlo, en el CD “Eba una bez.  El Cuento folklórico en el Viejo Aragón”, podemos encontrar una buena muestra de cultura popular de la zona.  Muchos cuentos son narrados de manera muy graciosa por Fernando Otal Otal, de Barbenuta.  En este enlace podeis escuchar un ejemplo de cuentos del CD.  Al entrar en la página, pinchad en "El sastre Garratuna" y os cuentan una de aquellas historietas de antes.
 
 Espierre

Desde Barbenuta hasta Espierre no hay ni un kilómetro andando.  Si queremos subir a Erata, deberemos dejar el coche en Espierre, con su bonito ejemplo de románico serrablés.

 San Esteban de Espierre

La subida no tiene pérdida y el pico es muy sencillo.  Son poco menos de 800 m, que sin nieve se hacen en unas 2 horas y media. 


 Cima del Erata (2.005 m), con las siempre presentes Treserols

Una vez allí, es bueno acercarse hasta el llamado Zoque de San Benito, una ermita con buenas vistas los 360º.  ¿alguien da más?



Zoque de San Benito, en Erata


Por último una curiosidad.  "Plano de población de Barbenuta y sus anejos: Ainielle, Berbusa y Espierre"; de 1926; cuando corrían mejores tiempos para estos lugares.


Sé que entre "mis lectores" hay alguno que conoce este vallecito y este pico bastante más que yo, así que no espero no haber metido la pata en nada! ;)
Al que no lo conozca, ya sabéis, a apuntarlo en "pendientes"...

viernes, 17 de enero de 2014

La Tierra Bucho


Hace varias semanas estuvimos por Boltaña y decidimos bajar a Huesca dando una buena vuelta.  La idea era salir por la Guarguera hasta el Mesón de Fuebla, coger la pista asfaltada que va por El Pueyo de Morcat y Las Bellostas hasta el cruce del Mesón de Arcusa y bajar ya hacia Lecina y el Somontano.  Me apetecía pasar por la zona de Las Bellostas (aunque aviso al que quiera hacer esta ruta, que se olvide de las prisas y de todo) y la verdad es que no defraudan los paisajes ni la autenticidad del territorio.  

Las Bellostas.  Las Treserols aparecen por el fondo.



Aparte de mi, en el coche iba una chica durmiendo (es decir, sin opinión) y otra despierta con familia de Almazorre, así que me imaginé que no habría mucha oposición a este plan de ruta.
 

El caso es que al pasar por Almazorre mi amiga comentó que su abuelo se dedicaba de joven a hacer bolas de boj.
 
Esconjuradera de Almazorre (en el pueblo lo nombran en femenino)

¿Bolas? ¿ para qué?. Y leyendo leyendo, encontré la curiosa respuesta en el libro “Cuentos y leyendas alrededor del fogaril”, del desaparecido Raúl Giral.



La conocida como Tierra Bucho está englobada en el llamado Biello Sobrarbe y comprende 13 pueblos: Lecina, Betorz, Bárcabo, Almazorre, Hospitaled, Eripol, Sarsa de Surta, Paúles de Sarsa, Santa Maria de La Nuez, Las Bellostas, El Coscollar, Arcusa y Castellazo.



La Tierra Bucho

Debe su nombre a la fuente principal de ingresos que tuvo esta tierra entre finales del s.XIX (alrededor de 1870) y la Guerra Civil, episodio que como en tantos otros aspectos, supuso un antes y un después.

 Impresionante carrasca milenaria de Lecina 
(extraído del blog treparriscososcenses)


Santuario de Santa María de la Nuez (extraído de guiadelospirineos.com)

En aquella época se había puesto de moda en Francia el juego de los bolos, similar a la actual petanca, pero con bolas de madera.  

Las bolas se obtenían de la raíz del bucho o boj, ya que en zonas calizas de suelo somero, con la roca muy cerca de la superficie; la raíz del bucho no crece normalmente y tiende a crear esta bola, similar a un nabo.  

Puentes románicos cerca del nacimiento del Vero (que nace en término de Puimorcat)

Al principio había un empresario en Barbastro encargado de la exportación a Francia, pero desde principios del s.XX, Casa Grasa de Santa María de la Nuez se estableció como representante de los importadores franceses.

Para darse cuenta de la importancia de este cultivo, una persona podía arrancar 100 bolas al día, que a 4 reales (precios de 1930), le suponían 400 reales.  Como alternativa, una persona que trabajase en los huertos de Guaso arrancando alfalz podía ganar unos 12 reales diarios.

 Molino de Lecina.  Muchos rincones para visitar en Tierra Bucho

Lógicamente, con el paso del tiempo la gente empezó a acabar con las bucheras de sus parcelas particulares y las del monte común de cada pueblo, por lo que los extractores de Sarsa de Surta y Paúles comenzaron a pasar hacia la Sierra de Sevil (que era monte de Adahuesca) a arrancar matas.

Cuando el Ayuntamiento de Adahuesca supo de esta práctica, comenzó a mandar al Guarda Forestal, que puso alguna que otra sanción.  Así que no se les ocurrió otra cosa que sobornar, si se puede llamar así, al Mesonero de Sevil.


El Mesón de Sevil en la actualidad

Como el Guarda, desde Adahuesca, debía andar tres horas en subida antes de llegar al Mesón, siempre paraba a almorzar o descansar antes de proseguir hacia la Sierra, por lo que compraron al Mesonero para que al llegar el Guarda, encendiese matas de aliagas o similares y así el humo alertase a los extractores (qué poco hemos cambiado...).


La "Catedral del Sobrarbe", en Olsón; entrando en la Tierra Bucho desde Abizanda

La raíz recién cogida debía seguir un laborioso proceso de joreado y redondeado, antes de obtener las bolas.  El proceso debía ser tan "detallista" que se usaban jadas y astrales especiales para el trabajo (hechas por o ferrero de Banastón), e incluso había gente especializada en el redondeado de bolas, a la que solían acudir los extractores de bucho.


 Barranco Básender

En los últimos tiempos comenzó a escasear la materia prima, por lo que los precios aumentaron.  La Guerra Civil puso el punto y final a esta industria, que tanto ayudó a esta zona durante más de medio siglo.


Aquí el Vero ya se ha hecho mayor, encajándose entre meandros

Esta historia para mi era más desconocida aún que la zona en sí.  Pese a lo alejado (en tiempo) de este territorio, recomiendo totalmente una visita para múltiples actividades, desde un interés puramente etnológico (Museo Etnológico de Pedro Buil, arquitectura popular, Santuario de Santa María de la Nuez, dólmenes, esconjuraderos...), hasta pequeñas ascensiones (Tozal de Asba, Santa Marina de Bagüeste...), barrancos (Basender...), BTT, etc.  Son pequeñas actividades, pero está claro que en Tierra Bucho tengo una (otra) asignatura pendiente.
 
 Tozal de Asba (1.441 m) desde Santa María de la Nuez 
(extraído de www.pirineos3000.com)






miércoles, 8 de enero de 2014

Un sinclinal colgado: El Castillo de Acher (2.384 m)

Aprovechando que mi señora es geóloga y que el Pisuerga....., he decidido dejar por escrito alguna de esas cosillas que le pregunto siempre después de hacer alguna excursión.  Vamos a ver como os lo cuento sin que quede como el anuncio de "Gutiérrez que le veooo...." y os quedéis dormidos a mitad.

En este caso, os hago un mini resumen para saber algo más de los sinclinales colgados.  Una más de esas estructuras que a los aficionados se nos antojan curiosas cuando las vemos, pero que a los ojos de "uno que sabe", son algo más que curiosas.

 El bonito sinclinal colgado del Castillo de Acher (2.384 m) 

El Pirineo, como todas las cordilleras, fue formada en lo que se llama "orogenia" (que quiere decir precisamente eso, "formación de montañas").  Las orogenias causan una serie de movimientos de compresión, que provocan todo tipo de efectos en la corteza: pliegues, rupturas y un largo etcétera; que podemos ver a simple vista.

 Preciosa vista aérea del Castillo de Acher

En el caso de los pliegues, hay de dos tipos: Anticlinal y Sinclinal.  Resumiendo, el sinclinal nosotros lo vemos como un pliegue cóncavo.  En el Pirineo, que es un museo de geología en sí mismo, muchas veces nos encontramos las cosas enmascaradas, superpuestos unos fenómenos con otros; pero también nos encontramos determinados ejemplos que podríamos llamar "de libro".

 Vistas hacia Peña Forca.  La zona es un verdadero museo de pliegues.

En este caso, es un "sinclinal colgado", porque es un pliegue cóncavo (como el que vemos aquí debajo), y además la erosión ha eliminado totalmente las zonas adyacentes, quedando la zona sin erosionar, aislada a mayor altura, en forma de montaña.

  Típico pliegue cóncavo de un sinclinal (extraído de wikipedia)

Este pico además es muy identificable por su bonita combinación de colores.  El gris de la caliza apoyado sobre el rojizo oxidado de las lutitas (otro tipo de roca sedimentaria).

No os voy a contar nada nuevo sobre la ascensión a este pico porque hay muy buenos blogs al respecto.  Yo subí en verano y la verdad, no se me hizo nada largo.  Desde la Selva de Oza son unos 1200 metros de ascensión y unas 7 horas, pero si madrugas un poco, a la hora de calor ya estás metido en el bosque de vuelta, así que sin problema.

 La luz se filtra entre los abetos en Oza

Paseos al filo, llegando a la cima

Con respecto a la ascensión al pico, podeis ver este blog.

Y para una descripción totalmente detallada y más técnica de la geología del Castillo de Acher, podéis ver este otro blog.

  Otro magnífico ejemplo de sinclinal colgado en el Pirineo, el Castillo Mayor.  
Al fondo, la Suca y las Tres Marías.

Por supuesto, en el Pirineo podréis encontrar otros ejemplos magníficos de valles suspendidos, típicos en estos sinclinales colgados.  El precioso y archiconocido Castillo Mayor, en el Sobrarbe, es otra magnífica propuesta de ascensión.

 Cara norte del Castillo Mayor (2.020 m) desde Escuaín

Es un pico que visto desde Escuaín, su cara norte cae a peso, y de ahi su nombre de "Castillo"; pero por su cara sur, desde Puértolas, es una ascensión corta (unas 4 horas ida y vuelta) y sencilla (unos 800 metros).  Aquí os dejo otro enlace.

Las únicas precauciones son las debidas a las características del karst.  Conforme ascendemos los prados dejan paso a un magnífico lapiaz, por lo que lógicamente en verano estará muy seco (agua!) y en invierno cuidado con las primeras nevadas, que puedan esconder algún agujero.  Por lo demás y como siempre, a disfrutar!!