viernes, 21 de noviembre de 2014

O Puen d'as Crabas

Hace algún tiempo ya escribí todo lo que opinaba sobre un territorio tan particular como Sobrepuerto.  Y con la cantidad (y calidad) de gente que escribe sobre él, no tengo mucho más que añadir.

Simplemente perfecto

No obstante, estuve este fin de semana dando una vuelta por la zona y lógicamente, quedé encantado (casi literalmente) por los colores, olores y sensaciones varias que se perciben en un otoño de Sobrepuerto; así que os comparto algunas fotos, para que entendáis de qué hablo.

 Señalización a seguir en Bergua

El llamado Puen d'as crabas es una pequeña joya que descubriremos si remontamos el río Forcos, una arteria de Sobrepuerto que desagua en el Ara.  Es una ruta sencilla, que parte de Bergua, baja a cruzar el río y sigue en dirección a Escartín hasta una bifurcación. 

 Río Forcos

Hacia arriba seguiríamos a Escartín y hacia abajo continuamos remontando el río (está todo marcado) en dirección Basarán y Otal.  Solamente nos resta estar atentos en un pequeño esbarre, donde una piedra marca "Puen" a la izquierda, por lo que nos salimos del camino y descendemos a través de 3 o 4 exiguas fajas, ya abandonadas, hasta llegar a hasta este recoleto rincón. 

 Un día perfecto para visitar este lugar

De hecho, en esta ruta remontaremos el río por su margen izquierda, que es la ladera de solana, lo que notaremos en los quejigos que nos acompañan.  Pese a ello, el ambiente parece todo menos mediterráneo y ello se nota especialmente ahora, con una explosión de colores según veamos pinos, hayas, arces, avellanos, sauces o el sinfín de especies que nos rodean.

 Quejigos en la ladera de solana

Aprovecho esta excursión para hablar de un elemento que llama la atención en el paisaje: la alternancia de estratos duros (arenisca) y blandos (arcillas) en las rocas.  Es el Flysch, muy característico del Pirineo central (que es el que más conozco).  De hecho, a ambos lados del Sobrepuerto tenemos dos exponentes de este paisaje donde observarlo a la perfección:  el barranco de Sorrosal en Broto y el barranco d'os Lucars en Orós Bajo.

 Barrancos excavados en flysch

No obstante, aquí en Sobrepuerto podemos fijarnos en cualquier barranco o talud descarnado que nos crucemos.  Lo más interesante es pensar como se ha formado esa alternancia de estratos de arenisca y arcilla, ya que fueron creados cuando este lugar aún no era cordillera, sino fondo del mar.


Detalle de la alternancia de estratos en el Flysch

Eran sedimentos arrastrados por corrientes, que caían al fondo marino desde taludes también submarinos, y al reducirse la pendiente se depositaban.  Lógicamente, al perder fuerza en su caída, se depositaban primero los materiales más gruesos (arenas) y posteriormente, en una capa superior, los más ligeros (arcillas).  Por eso, por ser sedimentos arrastrados por corrientes de turbidez, son también conocidos como turbiditas.

El paso de los milenios provocó la sedimentación y compactación de numerosas de estas capas alternas.  La arena se transformó en arenisca dando este paisaje tan típico de aquí.

 Exhuberancia en el paisaje

El sotobosque de esta ruta es dominado por el boj, pero acompañado por multitud de otras especies como rusco, lianas varias, helechos y un largo etcétera.  Se ven también multitud de hepáticas (ojo, Hepática nobilis es una ranunculácea, no tiene nada que ver con las hepáticas parientes de los musgos).

 Lengua de ciervo (por su formaal pie del murete y del arroyo

El amante de los helechos también podrá disfrutar de varios tipos.  Además del habitual polipodio (Polypodium vulgare), veremos sardinetas (Asplenium trichomanes) o incluso el más raro lengua de ciervo (Phyllitis scolopendrium).

Alguna planta parásita (se admiten ideas)

La excursión en sí no nos llevó más de 3 horas entre ida y vuelta, contando paradas para disfrutar del paisaje.  Un muy buen día en muy buena compañía.



4 comentarios:

  1. Vaya rincones más majos que tiene el Sobrepuerto, yo la verdad que no lo tengo muy explorado, y tan solo he realizado un par de excursiones por la zona, ahora en el otoño tiene que ser la leche. Haber si me da tiempo me ir, antes de que venga el invierno. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo! Sobrepuerto es de los lugares con mejor relación "Resultados/esfuerzo". Hay muchos lugares muy interesantes y a un tiro de piedra (y otros no tanto). Y otoño es verdad que es una estación especial para visitarlo. Pero bueno, también el invierno....y la primavera.... jeje, en fin, que cualquier tiempo es bueno para este lugar y para el monte en general (aunque, qué te voy a contar yo a ti... :-) ). Sin prisas... saludos!!

      Eliminar
    2. El Sobrepuerto, qué gran descubrimiento para nosotros. Todos esos sitios que nos enseñas con tus magnificas fotografías, nos dejaron a nosotros totalmente enamorados de esa zona. La bajada al barranco desde Bergua, la subida a Escartín, la bajada, de nuevo, al barranco y O Puen d'as Crabas, la subida a Basarán y la vuelta a Bergua...con la naturaleza recién lavada por la lluvia. Y a pata!!! sin utilizar ninguna pista...volveremos, por supuesto, para disfrutar y respetar ese pequeño paraíso. Gracias por compartir tus fotos. Soy María José Enciso y estoy en el grupo del Sobrepuerto.

      Eliminar
    3. Vaya! Muchas gracias por tus comentarios María José! Me gustan especialmente porque para eso hice el blog, para provocar a la gente a ponerse las botas después de leer las entradas. La verdad es que Sobrepuerto se vende por sí solo... La ruta que me cuentas es muy bonita. como muy bien cuentas, cada parte es bonita por sí sola: Bergua, el tramo del Forcos, Escartín, o Puen, Basarán, la vuelta.... Un recorrido tremendo. Me alegro que te gustara. Un cordial saludo y gracias de nuevo por tu comentario!

      Eliminar