lunes, 4 de noviembre de 2013

Burnau

Hace mucho que quería escribir sobre Burnau, así que voy a aprovechar esta semana, que  (otra vez) tengo poco que contar.  Creo que tengo hasta las retinas tristes de ver tanto asfalto, aunque reconozco que este fin de semana alguna escapadita he podido hacer.

Los que me hayan seguido desde el principio sabrán que tengo cierta debilidad por esta zona.  Por algo tuve un primer blog llamado "A Garona" y otro posterior llamado "Burnau".  Y es que el pequeño vallecito de a Garona (en el valle nombran el río en femenino) es el sitio del que procedía una mujer que yo quería mucho, así que siempre oí hablar de Burnau y sus aledaños con cariño.  


 Valle del Garona.  Llegando a Burnau y Bentué.

El nombre de Burnau significa "burgo nuevo" , por lo que lo encontramos en más de un lugar.  Supongo que es una especie de "Javierre", que según los que saben proviene de "Etxeberri", es decir, "casa nueva" .  Como los innumerables Javierrelatre, Javierre  de Bielsa (llamado localmente "Ixabierre"), Javierremartes o los no tan conocidos Jabarrillo (antiguamente Javierre, aldea de Loarre) y supongo Jabarrella.  El topónimo proviene de lugares que se creaban anexos a uno preexistente (Latre en un caso, Bielsa en otro....).

  Burnau

Y en este caso podemos encontrar  el topónimo también en más de un sitio.  La archiconocida Ciudadela de Jaca fue erigida sobre el antiguo arrabal de "Santa María de Burnau" y en el caso de Bentué de Rasal, se creó este nuevo barrio ("el barrio alto"), un poco separado del pueblo y que se llamó Burnau.  En Burnau están Casa Tejedor, Casa Burnau y Casa Piquero (que ya se espaldó).  En Bentué tenemos Pedrostallo, Anchela, el Correo, Zapatero, Marzo, Arguas, Lasauca, Carpintero...

 Bentué de Rasal

Bentué de Rasal es un pueblo pequeño y aislado a 914 metros de altura en medio de las sierras de Peiró, Presín, Fabosa y Caballera, separadas por el valle que forma el río Garona, que nace cerca de Arguis y va a morir al Gállego, unos dos kilómetros antes del Pantano de la Peña.  Las comunicaciones siempre han sido muy malas ya que hasta los años 60 únicamente estaba unido con Arguis mediante un camino de herradura de unos 9 kilometros.  

Iglesia de San Cristóbal, con un bonito toque de color 

 Arquitectura de montaña.  Grandes volúmenes sin apenas huecos por el que se escape el calor

Eras de Bentué

En 1882 tenemos oportunidad de encontrar a Saint-Saud, el gran montañero y topógrafo francés, pasando por el Valle de la Garona, desde Rasal y yendo hacia Arguis.  Según cuenta "Pasé momentos muy agradables en Bentué de Rasal (948 m, Casa Zapatero); el maestro de escuela, Joaquín Castellar, fue especialmente amable conmigo y estuvo todo el tiempo a mi disposición.  Al atardecer, tuve la buena fortuna de conocer a Don Carlos Allué, ingeniero de montes, de Huesca, que llegaba de los pastos de Gratal, adonde le habían llevado ciertas disputas entre los habitantes de Bentué y Bolea".  No da una mala imagen de este pueblo, especialmente si se han leído otros textos suyos, como el que hablaba de Bibán.


 Vistas hacia Sierra Caballera

Casi un siglo después, las infraestructuras no han mejorado mucho, y el 2 de junio de 1963 encontramos esta noticia en "La Nueva España": "La aspiración más sentida de este pueblo (Bentué de Rasal) es la de tener un camino de salida hasta Arguis, camino de extremada urgencia y para el que se pide las ayudas al respecto, ya que el Patrimonio Forestal del Estado no lleva, al parecer, prisas por hacerlo".

Poco más tarde se explanó la pista y hace unos pocos años se asfaltó.
 
 Peiró o Ralla Espada (1.586 m), desde las Calmas

Así, contaban que cuando un parto venía complicado costaba unas dos horas transportar la camilla con la parturienta entre 4 hombres o en una caballería (muy complicado tenía que ser para tener ganas de hacer semejante trámite).

 Bentué desde el sur. Por esa sierra cruzaban para ir a coger el tren a Caldearenas.


Y un episodio que te hace comprender cuanto ha cambiado todo en pocos años, es la compra por parte de dos casas fuertes de Bentué, Zapatero y Pedrostallo; de una trilladora mecánica a principios aproximadamente de los 60.  Por el camino de herradura no cabían dos caballerías en paralelo, así que tuvieron que desmontar la trilladora.  Las piezas fueron llevadas desde Rasal en mulas, pero el motor, que era muy grande y no podía desmontarse, acabó siendo llevado en una peana fabricada al efecto, como si fuera un santo.  Por turnos y entre 8 hombres, a los que supongo pagarían, transportaron el motor los 9 kilómetros.  Las cosas han cambiado poco en los últimos años...


  Todo el valle d'a Garona, desde la cima de la Ralla Espada

Partiendo de Bentué hay un par de caminos que se usaron desde siempre para cruzar al otro lado de la Sierra Caballera.  Uno es el llamado d'os Pozos, que pasa por un collado -donde hay pozos de nieve- y va a la zona de Bolea.  En épocas (siglos) diferentes, varios antepasados míos, procedentes de varios pueblos de la sierra, cruzaron por ahí para acceder a los pueblos de la Sotonera, de clima más benigno y con campos más extensos, con más necesidad de braceros.

El otro cruza por el otro extremo de Caballera, para pasar hacia Aniés y Loarre.  La coincidencia de apellidos poco extendidos (por ejemplo, Mainer) en ambos lados de la sierra  (Bentué y Aniés) demuestra que también este ha sido otro camino de emigración. 

 A la izquierda, la vertical Ralla d'as Tiñas, que separa Arguis de las Campas de Bonés

Con respecto al resto de infraestructuras, hace muchos años hubo un tiempo en que Bentué tuvo luz eléctrica gracias, como en tantos pueblos, a un molino instalado en el río.  Trajeron una turbina desde Bolea y la instalaron en el río, a unos dos kilómetros de Bentué en dirección a Arguis.  Había una coplilla de aquel momento que decía:

 “Bentué ya no es Bentué
Bentué es una ciudad,
quien ha visto por Chermuzo
cruzar la electricidad”

Supongo que Chermuzo será el nombre del paraje donde se instaló el molino.  Aquella turbina funcionó durante un tiempo, hasta que se rompió y tuvieron que volver a los candiles.   Me contaban que en las fiestas todos llevaban a la plaza el candil de casa, para poder hacer el baile. 

 Precioso molino, magníficamente rehabilitado como vivienda particular

Por fin, en noviembre de 1969, el Diario Nueva España anunciaba a bombo y platillo que Bentué de Rasal ya tenía luz eléctrica.  “Un gran paso para su promoción económica”, proclamaban.  No sé si el redactor estará vivo aún, pero qué ancho se quedó....

  Ermita de la Magdalena, en las Campas de Bonés


En cuanto a las excursiones por la zona, podemos subir a un buen puñado de sitios.  Al comenzar a bajar hacia Bentué, hay un desvío en la pista por donde podemos acercarnos al pie del Peiró o Ralla Espada (aunque siendo estrictos, no es la misma cima).  La subida es corta y bonita, pasando por un curioso hayedo. 

 Muy trabajados muretes en las Campas


Enfrente tenemos el Presín (1.430 m).  El inicio está marcado con un cartel, a la altura de la Collada de la Barza.  Al principio está un poco vestido el camino, pero es una bonita subida, con buenas vistas al llegar a la cima, de la Val de Rematriz a los pies y el Pirineo de telón de fondo.

  Saliendo hacia el Presín.  Cambio de cuenca, del Isuela al Garona.

Desde el Peiró vemos también la zona de las Campas de Bonés, accesibles desde el Túnel de la Manzanera.  Bonita excursión para ir con la familia.

  Bentué al pié de Caballera, desde el Presín.  Se ve la ralla que serpentea hacia el pueblo.


 Buen almuerzo al sol en la paridera

Y al fondo del valle tenemos Rasal, otro pueblecito al que merece la pena acercarse, con una buena muestra de chamineras y arquitectura serrana en general.  



 Rasal, salida natural del valle




Rasal, pueblo de grandes chamineras

Para terminar (mis recomendaciones, que hay mucho más), si llegamos hasta Rasal, podemos completar la visita acercándonos a ver una ermita románica no muy conocida (mirar en el mapa y fijarse en un gran pino que hay en el desvío, ya que es fácil pasarse)

Ermita de San Juan Bautista de Omiste


 Baño recomendable para acabar el día (preferiblemente en verano, claro)

4 comentarios:

  1. Magnífica descripción de un valle desconocido. Yo he estado alguna vez por allí pero siempre me voy con la sensación de que hay más para ver...me falta el Peiró, la Ralla as Tiñas, la ermita de la Madalena...son rutas para invierno que espero hacerlas éste que viene.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Como en todos los sitios, siempre hay más para ver.... La excursión con más entidad, digamos, es subir a Caballera. El Peiró es bonito, corto pero bonito. La ermita de la Magdalena y las Campas es muy corto, llano....para pasar una mañana, pero si la complementas con la Ralla d'as tiñas o te puedes acercar hasta cualquier punta de la Sierra de Javierre, que tienes una vista distinta.... Pero sí, son buenas opciones para el invierno...
    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Hace dos fines de semana estuve en el Peiró y es una subida, como bien dices, corta pero explosiva. La llegada hasta al hayedo (por cierto, viejo bosque magnífico) es una pechadita buena. Mirador privilegiado es su cumbre e imprescindible contar con unos buenos prismáticos para admirar la perspectiva. La montaña nos la encontramos de verde intenso, a pesar de lo poco que ha llovido.
    Por cierto, desde Rasal hay dos buenas excursiones, una a Loarre por el Puchilibro y otra a Aniés por la Collada Calbé y la Paúl de Aniés.
    Gracias por tanta información en esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Rai, por pasarte por aquí!
      A mi me encanta esta zona, ya lo he explicado. Las sierras en general son de desniveles más moderados en cuanto a excursiones pero son mis favoritas.. Cualquier camino tiene miles de historias a sus espaldas. Solo hace falta encontrar a alguien que te las cuente.
      Cordiales saludos!

      Eliminar